Mi historia con el abanico

Mi gran pasión, el abanico. Me vais a permitir que os cuente una pequeña historia de mi vida en torno al abanico.

Desde pequeña he visto a mi abuela con un abanico en los días de calor, siempre me han parecido fantásticos. Un complemento de lo más práctico a la vez que bonito y elegante.

Mi abuela tenía muchos, era para ella un regalo perfecto y cuando fuí creciendo comprendí cuánta razón tenía. Te saca del apuro del sofoco, te aporta la brisa justa en el momento adecuado y te da un toque de glamour que no se puede aguantar.

Abanico Frescor

Cada vez que salíamos a la calle, mi abuela me decía: ¡¡Niña mi abanico!!. Se le podía olvidar cualquier cosa, pero su abanico nunca.

Cuando se le rompía uno, (o le rompíamos uno mejor dicho), siempre sentada en su sillón, comenzaba a ver detenídamente su varilla rota, abriendo y cerrando su malogrado abanico. Eso sí, aunque se lo rompiéramos nunca ponía mala cara ni se enfadaba. Qué bonitos recuerdos y cuánto echo de menos esos momentos.

Cuando empecé a pintar abanicos, hace ya muchos años, me preguntaba, ¿por qué no lo habré hecho antes? Así le hubiera podido pintar a mi abuela todos los que quisiera. Por eso cada vez que pinto uno, mi recuerdo va para ella y seguro que es la que me manda ideas.

Eso sí, menos mal que mi madre los luce por ella y anda que no los luce bien!!!

Abanico Simpatía

El primero que pinté supuso todo un reto para mí, algo que no creía que fuese capaz de hacer, pero lo conseguí, y fué el comienzo de algo precioso. 

La realización de un abanico empieza en mi cabeza, intentando plasmar la idea que tengo, pensando en la gama de colores y el efecto que quiero. Una vez que tengo ordenadas esas ideas, las plasmo en papel hasta que finalmente sale el diseño deseado. A partir de ahí todo es maravilloso, ver como la idea que en un principio fué, se convierte en un cuadro andante que puedes lucir en todo momento. Me hace feliz ver que todo salió bien.

Bueno amigos, esta es la pequeña historia que quería contaros hoy y que con gran ilusión he querido compartirla con vosotros.

En otros artículos os iré contando más cositas interesantes de los abanicos, y os iré enseñando los diseños que he realizado, aunque lamentablemente no tengo fotos de todos.

Qué seáis felices amigos y llenad vuestra vida de bonitos colores

4 comentarios :

  1. Me encanta la historia, a mí también me apasionan y en mi boda y de la mi hermana regalamos cientos de ellos.
    Pintas abanicos que es mejor que pinta cuadros porque se exhiben mejor y lo puedes lucir más.
    Sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pijama de nubes. Os iré enseñando más cositas de los abanicos e iré publicando los que he hecho y los que haré para este año.
      Por cierto, me encanta tu nombre, Pijama de Nubes.
      Gracias y nos vemos por aquí!!!

      Eliminar
  2. No hay nada mejor que un recuerdo bonito para motivar el arte :) queremos saber más de esos preciosos abanicos.
    Un besito Macu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besito para ti también Mari. Pronto publicaré más cositas de los abanicos a ver si os gustan. Muchas gracias !!!!

      Eliminar